Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Una caja fuerte, representa una pequeña fortaleza en la cual podemos guarecer todos y cada uno de nuestros más preciados bienes o títulos de valor, de aquí que a pesar de todos los artículos o productos de seguridad que surgen en el mercado, estas no hayan aun perdido su valor.
Es por ello, que es común observar cómo las mismas han ido evolucionando al punto tal de que en su composición se encuentra artefactos tecnológicos, como es el caso de aquellas cajas fuertes que disponen como medio de acceso cerraduras biométricas, es decir, aquellas por medio de las cuales puedes accesar gracias al reconocimiento corporal.
Lo cierto es que con total independencia de sus versiones, las cajas fuertes son artículos que no le pueden faltar a las personas que desean tener bajo su visión todos los valores que le son sagrados, en este caso, es normal apreciar en las quintas las cajas fuertes, como por igual, las puedes apreciar en los negocios y comercios donde su uso es más generalizado.
Estas por lo general no suelen fenecer en el tiempo, ya que vienen hechas con materiales ultrarresistentes, pero a pesar de ello, siempre es conveniente la realización de un mantenimiento que permita garantizarle su funcionamiento, y a ti garantizarte tu tranquilidad.
Mantenimiento para mi fortaleza: mi caja fuerte.
Como ya te indicamos estas vienen diseñadas con materiales altamente resistentes, así que no tienes nada que preocuparte ya que el paso del tiempo muy pocos detrimentos suele generar sobre las mismas.
Pero siempre es necesario, realizarle una limpieza periódica, para esto debes considerar la ubicación, en el caso de la caja fuerte que se encuentre en contacto directo con el cimiento, es recomendable cada trimestre realizarle una pulitura protectora, está la llevaras a cabo pasándole con un paño seco, con una crema protectora para plástico, y posteriormente una loción protectora para metales, recuerda aguardar por espacio de dos horas entre el secado de cada una de las cremas, para que estas puedan cumplir su función; también puede resultarte útil que en algunas ocasiones le apliques laca sobre la misma, esto hará que el exterior se mantenga siempre reluciente y protegido.
En cuanto al interior, debes de ser muy detallista, dado que:
El aspecto interno de la caja va a depender del modelo de la mismas, algunas vienen forradas en su interior con telas gamuzadas, la cual debe ser cambiadas para evitar así que las mismas se pudran con el paso del tiempo, lo recomendable es que si vas a realizar este cambio textil, adquieras telas de primera calidad, y así no sufrirás contratiempos.
Si la caja en su interior no está forrada en tela, o bien antes de cubrirla, vas a requerir asearla, para esto es necesario que buques un paño grueso y lo humedezcas en un químico limpiador suave, que te permita retirar cualquier molécula de polvo o en todo caso hongo que pueda haberse formado.
Además va a ser necesario, que apliques un poco de laca en el interior para crearle una capa protectora absoluta y así le permita durar mucho más en el tiempo.
También resulta conveniente que asees las bisagras de tu caja fuerte, todo esto puedes hacerlo por medio del uso de un hisopo sumergido en aceite de bebe, primero retirará los sedimentos y a posterior las lubricará dejándolas como nueva.
Recuerda que de igual forma debes asear los objetos que estaban adentro de la caja fuerte, tal vez, sea necesario el uso de un desodorante en seco que le elimine todos los olores y además le brinde una protección integral.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies